ArquitecturaProyectos

Pavimento continuo: una solución para la Norman Foster Foundation

Por 23 noviembre, 2018 Sin Comentarios

Crear un gran pavimento de mármol en el que se apreciara una continuidad total, evitando cualquier junta o diferencia de tono. Ese era el reto para una de los pabellones de la Norman Foster Foundation de Madrid, pensada en un palacete histórico creado por Joaquín Saldaña en 1912, una sede pensada para mostrar obras que han sido referencias personales para el prestigioso arquitecto británico. En este lugar creado para la reflexión y el intercambio de conocimiento, el equipo creativo tenía pensada la instalación de un pavimento de mármol en la zona expositiva que ofreciese unidad total a la vista del visitante.

La Norman Foster Foundation es una entidad independiente del estudio de arquitectura, por lo que los arquitectos que trabajaron en el diseño del pabellón, bajo la dirección de Norman Foster, pertenecen al departamento de Arquitectura, Diseño y Tecnología de la propia fundación. En la ejecución del proyecto fueron fundamentales los conocimientos, habilidades y materiales locales; once de los doce asesores y seis de los nueve contratistas y proveedoresfueron españoles –entre ellos COMPAC The Surfaces Company-, el resto de Italia, Alemania y Japón.

Esta gran idea requería pues de una solución igualmente ingeniosa. Por ello, la empresa asumió este reto como propio con el objetivo de crear unas “juntas invisibles” que permitieran el uso de su producto de catálogo. De esta forma, entraron en el proyecto diferentes áreas de COMPAC como I+D+i, Producción, Calidad, así como Arquitectura y Proyectos. Este último departamento es el nexo entre cliente que solicitan soluciones constructivas específicas  y COMPAC. El equipo “traduce” ese problema a los profesionales de la compañía que trabajan en hacer viable cada una de las ideas. Es, por así decirlo, un servicio de soluciones arquitectónicas a la carta.

¿Cómo se logró crear un pavimento uniforme de 144 metros cuadrados de mármol? Una de las claves para lograrlo es que se tenía un punto de partida fundamental: la uniformidad de los tonos de los mármoles de COMPAC. Es una de las características del mármol COMPAC bien conocidas por los profesionales: la instalación de baldosas de la empresa española muestra rápidamente el gran trabajo previo que se ha hecho en su diseño y producción para evitar contrastes de tono. El equipo de I+D+i realizó diferentes pruebas en el laboratorio para conseguir una apariencia de suelo continuo. Posteriormente un equipo de COMPAC colocó el material de acuerdo a los requerimiento del cliente con las indicaciones de I+D+i.

Un pabellón que explora las técnicas de Foster

Tal y como señalan desde la Fundación Norman Foster “el edificio resuelve la geometría irregular del patio con un tejado en forma de ala de avión sostenido por una estructura de acero en voladizo”, oculta sobre una fachada de paneles de vidrio sin medios visibles de apoyo. Uno de los elementos principales del pabellón es una escultura de la artista Cristina Iglesias La Ionosfera (Un lugar de tormentas silenciosas), compuesta de paneles ligeros entrelazados de fibra de carbono que enmarca las vistas del patio desde el pabellón, además de crear una sombra veteada. El pabellón continúa la exploración de técnicas en las cuales Norman Foster ha sido pionero durante más de cinco décadas.