ArquitecturaProyectosSoluciones

Uso del mármol tecnológico: Material para fachadas

Por 21 junio, 2019 Sin Comentarios

A la hora de diseñar un edificio uno de los elementos fundamentales y básicos a tener en cuenta es qué material para fachadas debemos emplear. Será la cara reconocible de una obra para quien lo habite y también para la sociedad y cómo no para su entorno arquitectónico.

En este artículo nos fijamos en el mármol tecnológico, que es un material para fachadas muy versátil y adecuado para las necesidades actuales de los profesionales. Vamos a ir describiendo sus características para este uso.

Uniformidad de los tonos

El mármol tecnológico ofrece una uniformidad de tonos en todos los tableros diseñados y fabricados, lo que permite mostrar enormes superficies que a golpe de vista funcionan como un solo bloque estético. Así, el mármol puede funcionar como una unidad tonal completa o como un grupo uniforme que contraste con otros matices o materiales. Esta función también es muy interesante ante la incidencia de la luz natural o la aplicación de puntos artificiales.

Plasticidad

El mármol tecnológico, a diferencia de otros materiales, es muy versátil también por ejemplo en el uso de fachadas ventiladas. Permite ranurados, taladrados o atornillados sin problema. Este material cuenta al mismo tiempo con una gran resistencia y plasticidad que lo hacen muy recomendable cuando hay que emplear apliques. Además, a la hora de “colgar” estas placas es muy interesante que la pieza no cuente con un gran peso. En el caso del mármol tecnológico se pueden realizar placas de entre 12 y 14 milímetros de grosor  frente a otros materiales naturales que no permiten menos de 20 mm.

Flexibilidad

El mármol tecnológico cuenta con una alta tolerancia a las tensiones de los edificios. Así, es tan resistente o más que otros materiales habituales ofreciendo una flexibilidad más destacada. Y como ejemplo el uso que se le da en los edificios de Japón, un país expuesto a continuos movimientos de tierra, donde es muy apreciado y utilizado por esta característica.

Porosidad cero y resistencia a los cambios de temperatura

El mármol tecnológico ofrece porosidad cero y soporta cambios muy bruscos de temperatura. Este material no absorbe humedad por lo que es imposible que se fracture por heladas. Además, su uso es habitual en países con oscilaciones de temperaturas muy amplias sin que estas le afecten.

Responder